Arquitectura de doble altura: Vanguardia e ícono de la modernidad

La bondad estética que proporcionan los espacios con más de 2,75 metros de alto, han hecho que, desde el siglo XX, los ambientes participen entre sí dándole más comodidad, funcionalidad y luminosidad a los habitantes de estas propiedades.



Elegancia, confort, amplitud, funcionalidad y luz. Éstas y otras características son las que definen a la arquitectura de doble altura, la cual -desde los años 20, bajo la influencia del arquitecto suizo Le Corbusier- nos ha enseñado a introducir la modernidad en la vivienda recordándonos siempre que no vivimos en la superficie sino que en el espacio.


Concebir el ámbito doméstico como una secuencia de dependencias relacionadas entre sí, donde las habitaciones no se encuentran cerradas, sino que más bien definidas por una organización de tabiques y techos, hace que la idea del recorrido y la noción del espacio se extienda.


Un gran ejemplo de esto, es nuestro proyecto Candelaria que estuvo a cargo de la oficina de Jorge Figueroa. En él, los espacios con altura de piso a cielo de 2,80 metros predominan en el diseño, entregando no solo modernidad, sino que también más comodidad, funcionalidad y luminosidad.


Está demostrado que la amplitud es un valor que no sólo aporta a la riqueza espacial, sino que también al bienestar de quien lo disfruta. Es por esta razón que la bondad estética y lumínica que proporciona esta magna altura hace que los ambientes participen, convirtiéndola así en una característica vanguardista que llegó sin duda alguna para quedarse.




8 vistas

Entradas Recientes

Ver todo