Manuel Santelices: “Hacer hoy un proyecto inmobiliario usando la ilustración me parece muy original"


Con más de 6.000 seguidores en Instagram, Manuel Santelices sorprende día a día a sus visitantes con distintas, coloridas y atrevidas ilustraciones sobre personajes, moda, cultura y ciudades. Estos son solo algunos fragmentos del trabajo que el periodista de profesión, e ilustrador autodidacta como él se define, ha trabajado durante su trayectoria de más de 25 años.



Como periodista, trabajó en reconocidas publicaciones como Cosas, Vogue, Harper’s Bazaar, entre otras, las que hoy se han convertido en escuelas que han forjado e influenciado su carrera ligada al arte y este nuevo tipo de creatividad desplegada en sus dibujos.


Manuel es el ilustrador encargado de dar vida a Candelaria, la mujer que habita el proyecto homónimo de Puerto Arquitectura: una persona extravagante, diferente y que al mismo tiempo tiene una vida cotidiana real, en un edificio de 5 pisos con sólo 27 departamentos extraordinarios.




¿Cómo entraste al mundo de la ilustración?

Tengo una carrera bien larga en el periodismo pero siempre quise hacer arte. Toda mi carrera la hice en revistas de moda y lifestyle y, entre medio, siempre estuve dibujando pero nunca lo tomé como algo muy serio, lo pensaba como un hobbie solamente. Sin embargo, hubo dos cosas que me hicieron dedicarme a la ilustración de forma más disciplinada; una fue Instagram, como plataforma súper fácil y directa para mostrar el trabajo y otra fue una entrevista que hice a Donald Robertson, director creativo de Estée Lauder. Cuando le pregunté por referencias o a quien admiraba él me dijo “yo admiro a cualquier persona que haga algo creativo todos los días” y eso me quedó dando vueltas. Empecé a hacer dibujos todos los días y cuando empezaba un artículo, paraba un rato y hacía un dibujo, basándose mucho en lo que estaba pasando en el mundo: veía una noticia y hacía un dibujo, por ejemplo, el hijo del príncipe William, campañas presidenciales, Donald Trump, cosas muy ligadas al mundo noticioso.


¿Cuándo y cómo comenzaste a lograr reconocimiento en el mundo de la ilustración?

Trabajé con la Revista Cosas toda mi vida, desde los 80. En esos años, cuando estaba en Chile, en ocasiones teníamos ediciones de moda y publicamos algunos dibujos míos de colecciones, Navidad, pero de una forma bien limitada. Años después, trabajé en Vogue para México y latinoamérica, donde les propuse una vez a la semana subir un dibujo a Instagram por ejemplo de una exhibición y en vez de poner una foto hacer un dibujo.


¿Cómo ha transitado tu estilo desde el inicio de tu carrera?

Creo que el dibujante se parece harto al escritor: si tu lo haces todos los días te vas haciendo mejor. Yo veo mis dibujos de cinco años atrás y creo que los de hoy tienen más trucos, sombras, distancias, retrato de personajes, haciéndose más complicados e interesantes. Yo no estudié diseño ni arte, soy autodidacta, y todo lo que he ido aprendiendo ha sido observando personas y experimentando diferentes cosas.

¿Quiénes han sido los principales íconos de tu trabajo?

Tengo tres personas que en general como periodista, ilustrador y persona me han marcado mucho. Creo que las personas que más te influyen las conoces cuando eres joven y susceptible a las emociones, sensaciones, entonces las cosas te llegan a un nivel mucho más profundo que cuando uno es más adulto. Uno fue Andy Warhol y no solo por su trabajo como pintor, sino que también como editor de la revista Interview, también Woody Allen que me impactó harto en la visión de lo que es Nueva York, la vida urbana y el mundo intelectual. Por último, Diana Brillan que fue editora de Harper's Bazaar y Vogue por hartos años, una mujer extraordinaria que cambió el mundo de la moda. Ella impulsó el movimiento de los 70: la llegada de la mini falda , la liberación sexual, la liberación femenina. Esos tres personajes crearon toda mi visión del mundo y de la vida, fueron muy influyentes

Actualmente, y desde hace varios años vives en New York, ¿qué es lo que te provoca vivir en una de las ciudades más importante del orbe? ¿cómo te inspira?

Yo me vine el 92 acá y los años 90 fueron increíbles en lo personal y en la ciudad. Yo lo primero que hice cuando llegué a Estados Unidos fue cubrir la Convención Demócrata donde se nombró a Bill Clinton como candidato presidencial. Había aire de optimismo, la ciudad estaba bien económicamente, había mucha libertad y yo era bastante más joven. En la década de los 2000 tuve acceso a un montón de personajes, pude cubrir Fashion Weeks durante más de 15 años, entrevisté a Carolina Herrera en su casa, Óscar de la Renta, fui a la casa de Tommy Hilfiger, fui a fiestas como el MET. Gracias a eso, tuve acceso como periodista a cosas que quizás el común de la gente no tiene acceso, viéndolo solo a través de lo que tu escribes, fotografías o dibujas. Ese acceso directo a ese mundo de lujo y celebridades ha influido enormemente en mi vida, la forma en la que escribo y en la que dibujo.

Muchas veces, las industrias tienen ciertas “normas” no escritas pero que trascienden sus formas de comunicación. Tú, hoy, trabajas junto a una inmobiliaria que está buscando cambiar esa forma de comunicar sus proyectos, dirigiendo mensajes con más claridad y entendiendo la habitabilidad de sus proyectos, ¿cómo ves esa estrategia?

El arte, y en este caso la ilustración, captura tu atención y sorprende, ya que presenta un punto de vista muy particular y original. Si te fijas en el trabajo de cualquier revista del mundo inmobiliario, las propiedades en general se presentan de la misma manera: renders, fotografías, de una manera increíblemente generalizada y homogeneizada. Hoy, hacer un proyecto de marketing o uno inmobiliario a través de la ilustración me parece muy original y positivo. Por ejemplo, Candelaria está en uno de los barrios más lindos y también exclusivos de Santiago, lo que para algunas personas puede ser muy intimidante. Por eso, el personaje que creamos es una mujer educada, que ha crecido en ese barrio, ha viajado, le gusta el arte y está muy viva en la ciudad. Nos interesó mucho crear un personaje que fuera accesible, que cualquiera pudiese reconocer, que tiene una vida cotidiana real y que no es una aspiración.



¿En qué se diferencia con tus trabajos anteriores?

Este es el primer proyecto de este tipo que hago. He trabajado con hoteles, murales, otro tipo de cosas y me siento increíblemente agradecido de poder hacer algo que no mucha gente ha hecho. Creo que es una oportunidad única para mi como ilustrador y para la inmobiliaria hacer algo que es completamente original, sobre todo cuando hoy en día hay mucha información, tantas imágenes, teniendo acceso a tantas cosas, hacer algo único es super importante.

Para finalizar, ¿podrías entregar algún mensaje para los ilustradores que se están formando o recién entrando en este mundo?

El primer paso es empezar a hacerlo. Si tu quieres hacer algo hazlo y después todo se va a complementar. Si tu trabajas de forma consciente, rigurosa, las cosas van pasando de una forma u otra. Lo otro que siempre le digo a la gente es que “hagan lo que quieran hacer” porque a veces es muy fácil sentirse atrapado en una situación y, entiendo las razones porque yo también he estado ahí, con el sentimiento de no saber cómo salir porque tienes responsabilidades con tu familia, contigo mismo. Buscar una salida a tu creatividad, a lo que quieras decir o hacer, no significa abandonar necesariamente eso para saltar a otra cosa y ver que pasa, hay que empezar de a poco pero hacerlo de forma real.

Si eres una persona creativa, ya sea empresario, orfebre, da lo mismo como tu enfrentes tu creatividad, es super importante hacerlo hoy ya que en la situación en la que estamos, desaparecer en un dibujo y estar una tarde entera metido en mi mundo, con mis audífonos escuchando música, hace que se te olvide el mundo. La creatividad es un escape increíble y puede hacer una diferencia muy positiva con el resto.



© Puerto Arquitectura. Todos los derechos reservados

26 vistas