top of page

De la creatividad en publicidad a la creatividad en arquitectura

Entrevista a Álvaro Gómez de Puerto Arquitectura | Revista Bulb! Magazine


Por Rodrigo Álvarez / Fotografía Constanza Bravo / Fotografía Tortugas Alfredo Escobar


De un tiempo a esta parte los proyectos de puerto+arquitectura están dando que hablar por su creatividad, calidad, originalidad y nueva forma de hacer las cosas en el negocio inmobiliario. Con proyectos de alto standard siempre en Zapallar y Cachagua, hoy están apostando también por Santiago.

Entrevistamos a su director ejecutivo y socio, quién proviene del mundo de la publicidad y siempre estuvo ligado a la comunicación y el diseño. Primero en Puerto Publicidad y hoy en puerto+arquitectura.


Fotografía Constanza Bravo

 

Háblanos de ti, cuéntanos cómo partiste

 

Yo me crié en el campo de Chillán, así que sé que a veces nos metemos en las patas de los caballos. Mi hija mayor es publicista, la segunda arquitecto y el más chico ingeniero comercial, es como si me hubieran dividido en tres. Estudié publicidad en Europa, en Madrid, volví con ideas de marketing, que era algo de lo que no se sabía acá. Partí trabajando con Mario Lübbert en Prolam, cuando aún eran una oficina muy pequeña.

 

Un poquito de historia de Puerto Publicidad

 

Empezamos muy de a poco con Juan Carlos Matte, mi amigo y socio. Puerto Publicidad nació el año 1989, partimos casi desde el garaje, queríamos hacer una agencia creativa. Al armar Puerto Publicidad nos paramos siempre desde la creatividad, lo que costó muchas cosas, incluso perder clientes. Nos costó mucho, fueron tiempos difíciles, pasaron todas las crisis, si me preguntas cómo las pasamos, no tengo idea. Después el mismo año en que me casé cree Puerto Diseño, quería diseñar objetos, sillas, pero Puerto Diseño era en ese tiempo una agencia de diseño publicitario. Después fuimos pioneros en el tema digital, compramos la agencia Digitaria, y nos metimos de lleno en el tema. Estoy muy orgulloso de haber creado Puerto Publicidad.

 

¿Cómo fue el camino desde la publicidad hacia la arquitectura y el negocio inmobiliario?

 

Partió al empezar a agotarme de la industria. La publicidad es un negocio duro, me gustaba mucho el tema inmobiliario y volví a partir. En puerto+arquitectura tengo una socia, Gabriela Luksic, una muy buena socia, amigos desde chicos. Ella vivía en Londres y al volver a Chile yo estaba migrando de la publicidad a lo inmobiliario sin estar seguro de que iba a ser un buen negocio, de si mi mirada era la correcta, fue una apuesta. Mi socia es muy creativa, estudió arte en Inglaterra, también tiene una mirada y mundo que aporta, vive entre Francia y Chile. Partimos hace quince años con un primer proyecto muy jugado, "Punta Ballena", en primera línea del mar en Zapallar, en una playita llamada El Pangue, quisimos hacer las mejores casas del lugar, cuatro casas extraordinarias con muy buenas terminaciones, piedra del lugar, buenos arquitectos, buenos iluminadores, todo era lo mejor de lo chileno, casas que costaban el doble de lo último que se había vendido en Zapallar, fue una apuesta arriesgada. Después hicimos un proyecto que se llama "La Pedrera" en Zapallar, eran 16 casas, nos gusta la zona, era una zona donde la gente reconocía culturalmente lo que hacíamos. Con mi socia tenemos un propósito de la compañía: No hacer cosas standard.

 

Entonces, tu inmobiliaria es bien única

 

Creo que no hay otra así. Con Gabriela, acordamos que todo lo que hiciéramos, fueran de 50m2 o 300m2, serían casas dónde nos iríamos a vivir a cualquiera de ellas, ese sería el espíritu. Hoy somos alrededor de 40 personas entre arquitectos, ingenieros, vendedores y finanzas. Llamamos a arquitectos que nos gustan, armamos equipos con especialistas, iluminadores, paisajistas. Viajamos mucho como empresa, llevamos a los equipos a Milán, a ferias internacionales, invertimos en empaparnos de lo que pasa en el mundo más allá de internet. Y nos paramos siempre desde la creatividad.

 

¿No echas de menos la publicidad?

 

A veces, pero estoy muy feliz con lo que estoy haciendo.

 

Estás en un negocio donde te puedes parar dentro de lo construido, la publicidad queda en la cultura, pero ahora estás haciendo cosas muy concretas

 

Sí, la diferencia con la publicidad es que esto es concreto, la publicidad era aire, mucho aire y ahora esto es concreto. Los proyectos que hacemos tú los tocas, los puedes vivir.

Ha sido una aventura bien potente, pero una aventura con los pies en la tierra. Tenemos grandes financieros, la idea es que controlen el mundo de las finanzas, no solo es creatividad, también es negocio.

 

Están empezando a trascender los proyectos

 

Sí, por primera vez siento que la industria local que nos veía con recelo ahora nos está mirando. Algo está pasando, me entrevistó, poco después de que me llamaron ustedes, Magdalena Bock de Revista Living Mag. Nos llamaron de Perú, también de Colombia, para un proyecto en La Guajira, un proyecto en un terreno con 180 km de costa, les dije que no quiero romper el paraíso.

 

 

¿Qué proyecto te ha llenado de satisfacción y orgullo?

 

Tortugas es el más emblemático, en la playa Las Frutillas en Cachagua. Plasmamos ahí un concepto de que se podían hacer las cosas de otra forma. Primera línea, son 35 casas de entre 30 y 50 mil UF. Me gustó mucho que trabajáramos desde lo artesanal, entendiendo que teníamos que contratar familias de la zona, tuvimos a todos los canteros de la zona trabajando. Contratamos a cientos. Mandamos a hacer las tejas en las musleras, en la forma tradicional, a Pueblo de Indios en Quillota, y ¿por qué a ese lugar específico? porque el color de la tierra ahí es color miel, son únicas. Eran tantas tejas, fue mucho trabajo, de años, se le dio trabajo a mucha gente. Los pisos son de ladrillo. No se trajeron las cosas de Europa ni de China, el gran valor estaba en las cosas de Chile. Te emocionaba ver que la gente se sentía parte, le daba alma al lugar. Tortugas es un proyecto que a mí me gusta mucho, se ve el mar, es un lugar romántico, y tiene también calles peatonales que bajan a la playa.

También, Casa Pueblo, en el corazón de Cachagua, es un proyecto muy bonito. Compramos de a poco una manzana, es un pueblito peatonal de 36 casas, algunas de las cuales se pueden arrendar.



 

¿En qué están ahora?

 

Llegamos a Santiago, hicimos un edificio con Jorge Figueroa en Francisco de Aguirre, bien de avanzada, precioso. Tenemos otro proyecto en la calle Rodó, contratamos a la oficina de Juan Sabbagh para él. Estamos haciendo un edificio en el Barrio Italia, compramos un paño muy grande, vamos a hacer un edificio de madera de 4 pisos, es bien nórdico, es como hacer un mueble. En Bilbao, estamos haciendo un edificio que es rojo, al principio a la gente no le gustaba, edificio rojo en una ciudad gris. Con Jorge Figueroa, también hicimos un edificio en Candelaria Goyenechea, son departamentos extraordinarios en el mejor barrio de Vitacura.

 

El slogan que tenemos hoy es: "Construimos la ciudad que amamos", me encanta Santiago, yo subo cerros, tenemos una ciudad maravillosa, todo verde en primavera.

 


Detalle revestimiento Edificio AV+ en Providencia



Llama la atención que sales tú en la publicidad de algunos proyectos

 

Sí, estamos dando la cara. Mostramos quienes están tras los proyectos, nos hacemos responsables. Yo no parezco que venga del mundo creativo, pero vengo de un mundo absolutamente creativo. Parezco un viejo que no viene de ahí, pero le doy mucho valor.

 

¿Como ves el futuro de la arquitectura? Ha habido muchos cambios en los últimos años

 

Nos preocupamos harto de ver los cambios sociológicos de la población, creemos que los cambios se van a seguir profundizando. Si dependiera de mí, yo haría las cocinas como el eje central de las casas, y ni siquiera semi abierta, el centro de la casa.

Me hice una casa en el sur con este concepto, el espacio más grande de la casa es la cocina. Empecé a cocinar hace poco, voy a hacer un plato de invierno y otro de verano. Invito a cocinar, las comidas formales ya no las hago. Mis papás invitaban a comer, los negocios se hacían así. ¿Hoy a quién invitas a tu casa por una copa de vino? a tus amigos y familia, es mucho más humano, es super entretenido lo que pasa ahí. A mí, estar centrado en lo humano me parece que es lo que tiene que pasar. Al final todos queremos vivir en un lugar que nos acoja, que te haga cariño, sentirte bien con tu familia y tus hijos.


Entrevista por Bulb.cl

32 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Tortugas

Tendencias

bottom of page